Indice
  Editorial
  México
Proyecto ELITE - ININ
  Argentina
CONAL - Codificación de alimentos para irradiar
  Costa Rica
Establecimiento de facilidades de irradiación multipropósito en el Instituto Tecnológico de Costa Rica
  Bolivia
Despegue del programa de investigación y desarrollo nuclear en Bolivia
  Cuba
Al rescate de la Tecnología de
Irradiación en Cuba
  Ecuador
Programa de avances en Tecnología Nuclear en Ecuador
  Latinoamérica
Rosatom: Tecnologías de irradiación al cuidado de la salud
  Brasil
Aplicación de la irradiación en floricultura
  Argentina
Exposición a las radiaciones ionizantes, riesgos de sus aplicaciones
  Uruguay
Evaluación sensorial y evolución de parámetros microbiológicos en hamburguesas procesadas
comercialmente sometidas a irradiación
  Argentina
La ingeniería civil brindando respuestas a industrias en constante evolución
  México
La utilización de la irradiación gamma en México y su estado actual
    Empresas Anunciantes
  Ionics S.A.
Retiración de contratapa
  Martorell Construcciones S.R.L.
Retiración de tapa
  Rosatom América Latina Ltda.
Contratapa

 

ALATI en contacto

 

Comisión Directiva

 

Equipo Editorial

 

Producción Integral

 

Impresión

 

 
 
ALATI en contacto - Nº2

Organo oficial de comunicación de ALATI

Aplicación de la irradiación en floricultura

Desde 1990 el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), universidad estatal costarricense y la Comisión de Energía Atómica de este país, con el apoyo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), han trabajado conjuntamente en diversas aplicaciones pacíficas de la energía nuclear.

Por Nélida L. del Mastro
Profesora de Tecnología Nuclear / IPEN – USP, Brasil / nlmastro@ipen.bra



Las flores cortadas son una alternativa a la exportación de productos básicos por los países en desarrollo. El movimiento del comercio intercontinental de la floricultura ocurre en las siguientes direcciones: de América Central y Sudamérica hacia Norteamérica ; de América Central y Sudamérica hacia Europa; de Oriente Medio hacia Europa, y de África hacia Europa (http://www.slideshare.net/alfredorodolfo/flores-y-comercio-internacional). Flores cortadas y plantas ornamentales deben ser desinfestadas para prevenir la introducción de plagas.
El manejo de pos cosecha de flores de corte (Taylor et. al., 2008) es tan importante como el manejo durante la producción (Heo et al., 2004; Nomura et al., 2009), para lo cual es esencial un sistema eficiente de transporte y distribución.
El potencial de la tecnología de irradiación en el control de insectos y otras plagas ya ha sido ampliamente demostrado (Wit & Van de Vrie, 1985). Mas la flor es un elemento de reproducción de la planta relativamente sensible a las radiaciones ionizantes, que puede inducir cambios de color en
pétalos y hojas; disminución de la vida útil y vigor, desecamiento y falla de abertura de pimpollos. Hay, sin embargo, evidencias del potencial de aplicación de la tecnología de irradiación en la floricultura y para eso es necesario verificar caso por caso.
Hayashi et al.,(1998) utilizaron haces de electrones para irradiar flores y concluyeron que una dosis de 400Gy fue efectiva para eliminar diferentes pestes. Diversas flores cortadas como claveles, gladiolos, tulipanes, fresas, orquídeas, lobelias etc, toleraran esa dosis, mas no fue así con otras flores como crisantemos, rosas lilas, calas e iris.
Kwon et al. (2014) estudiaron el efecto de la radiación con haces de electrones en el control de Botrytis cinerea y la calidad de rosas cortadas. Ese tratamiento fue capaz de inhibir la germinación de esporos y el crecimiento de micelios de esa plaga, siendo los valores de 50% de inhibición de 2.020 y 890Gy, respectivamente. Verificaron que algunas variedades de rosas, pero no todas, toleraban hasta 400Gy.
Osouli et al. (2011) estudiaron la sensibilidad a la irradiación gamma de algunas flores (crisantemos, claveles, gladiolos, gerberas) y verificaron que esas flores fueron tolerantes a dosis de hasta 500Gy. El mismo grupo (Osouli et al., 2013) verificó que una dosis de 300Gy era eficiente como tratamiento cuarentenario para el control de Tetranychus urticae Koch (Tetranychidae), una de las más importantes plagas que afectan flores de corte.
La integridad de las membranas de las flores cortadas, como es el caso de crisantemos (Dendranthema grandiflorum Kitamura) decrece con dosis crecientes de irradiación gamma. Fue descripto que tratando las flores con 2% de sacarosa antes, durante o posteriormente a la irradiación gamma era posible suprimir ese deterioro (Hayashi & Todoriki, 1996; Kikuchi et al., 1998). La combinación de tratamiento por radiación y uso de soluciones preservativas que incluyan azúcar como fuente de energía, ácido para estabilizar el pH y un biocida puede ser adecuado para el tratamiento de flores cortadas de crisantemo (Kikuchi et al., 1995) o rosas (Chu et al., 2015). El azúcar puede desempeñar también el papel de sustrato respiratorio y facilitar el reparo del daño inducido por la radiación, resultando en la extensión de la longevidad de las flores (Nakahara et al., 1998).
Kikuchi (2000) mostró que flores de diversas variedades de orquídeas, por ejemplo, tienen tolerancia diversa frente a la radiación: flores abiertas de Dendrobium palenopsis toleraran hasta 200Gy, mas Cattleya soportó una dosis de 750 Gy sin presentar ningún daño.
Chu et al., (2015), a su vez, trabajando con rosas cortadas, combinó exitosamente dosis de 200Gy y uso de 70ppm de solución preservativa de dicloro isocianureto de sodio (NaDCC) para tratamiento fungicida.
Cabe también mencionar el potencial uso de dosis bajas de radiación ionizante (10-20Gy) en explantes para inducir mutaciones, como por ejemplo, para obtención de nuevos colores in vitro (Bala et al., 2013; Oates et al., 2013).




 
 
ALATI en contacto - Nº2

Organo oficial de comunicación de ALATI
 
 
 
 
 

© 2016 ALATI - Asociación Latinoamericana de Tecnología de la Irradiación